Hieromártir Daniel (Sisoev) (+2009): La misión y la mentira…

A menudo ocurre que se puede escuchar como alguna declaración es anti-misionera, puesto que ella obliga a los hombres que se decepcionen en el Cristianismo. Acá es necesario decir unas cosas muy importantes.

Primero, un misionero sirve no a los hombres, sino a Dios. Justamente por Él, él llama a la Iglesia a aquellos que pueden convertirse en los hijos de Dios. Sabemos que Dios odia la mentira. Es imposible agradar al Creador diciendo mentira en Su nombre. ¿Qué sentido hay que un misionero destruye su alma engañando a los hombres?

Segundo, un misionero tiene obligación de respetar a aquéllos a los que se dirige por medio de la predicación. Si nosotros engañáremos a los hombres o les habláremos las cosas en las cuales ni siquiera nosotros mismos creemos, los hombres se van a dar cuenta de eso rápidamente, y la misión fracasará. Y lo que es principal, motivación de la misión ortodoxa debe ser únicamente la salvación de aquellos que perecen de la perdición eterna garantizada.

Si un salvador conscientemente está dando el plan falso de salvación a aquél a quien salva, entonces en lugar de la salvación aquel hombre perecerá. Nosotros debemos honestamente, sin ningún ablandamiento u adaptación a este siglo entregar a los hombres la voluntad de Dios maravillosamente conocida a nosotros, y si alguien quiera escuchar esa palabra – tal se salvará. Y si no, entonces su sangre está en su cabeza.

Todo el fracaso de la misión está relacionado justamente con eso de que los misioneros se adaptaban al mundo variable. Los hombres no quieren creer a los que ni siquiera (aquellos mismos) creen ni en Dios, ni en los hombres, ni en sus propias ideas. Así que si queremos tener éxito en obras de la misión – el camino es sólo uno. Honestamente, comprensiblemente, firmemente e autoritariamente calificar este mundo por la palabra de Dios y llamar a los hombres no al reino terrenal, sino a Jerusalén celestial.

Rechazo del uranopolitismo* destruirá la Iglesia, y a nosotros nos destituirá de posibilidad de que realicemos la misión con éxito.

Es suficiente recordarse del hecho de que aun hasta la misión católica romana era exitosa únicamente cuando sus misioneros predicaban no la cultura europea, sino el Evangelio de Cristo.

 

*La enseñanza sobre el uranopolitismo: Proviene de la palabra griega “ο ουρανοπολίτης” – que significa “ciudadano de los cielos”. Eso quiere decir que nosotros los Cristianos somos solamente los viajeros en este mundo, preparándose en este para nuestra patria verdadera; “Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir” (Hebreos, 13, 14). Sobre esto, en muchas lugares en sus Epístolas enseñaba San Apóstol Pablo.(nota del traductor)

 

Fuente: http://pr-daniil.livejournal.com/2009/06/25/    traducido al idioma serbio: http://www.svedokverni.org/misija-i-llaz-otac-danil-sisojev/

 

Traducido por Marko

Acá Usted puede dejar su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s